Noticias

4 tips para dejar de preocuparse por todo

           Autor: Camila Siqueira
Fuente: Shutterstock
Estar en un continuo estado de preocupación o alerta por todo lo que te rodea puede tener consecuencias bastante negativas en tu salud. Una cosa es ser responsable y otra es pasarse de la raya y no admitir que algo esté fuera de tu control. Es importante que si te sientes así aprendas a relajarte. Chequea 4 tips que te ayudarán a que dejes de preocuparte por todo. ¡Tu salud te lo agradecerá!


Preocuparse por ciertas cosas está bien y demuestra responsabilidad y altruismo (cuando estas cuestiones tienen que ver con otros). Preocuparse primero es también necesario para después ocuparse y atender el asunto que inquieta tus pensamientos; pero si esto es una constante en tu vida, es decir si te preocupas todo el tiempo por todo, ya te estás pasando de lo saludable.


Si notas que tu grado de preocupación por todo lo que te rodea es muy elevado deberías consultar a un profesional; y si piensas que aún puedes manejarlo, comienza por seguir algunos de los tips que te ayudarán a tener una rutina más relajada.



4 tips para dejar de preocuparse por todo


1 – Deja de pensar que todo te saldrá mal

Que puedas confiar en ti es importante. El estar pensando siempre de forma pesimista es agotador, estresante y te bloquea.

Los pensamientos negativos constantes atraen una “mala energía” que puede tener como consecuencia que al final las cosas salgan mal; ya que, creas en estas cosas o no, el llevar una actitud derrotista por la vida te condicionará para mal en todo lo que haces.


2 – Acepta que no puedes tenerlo todo bajo control


Querer tener todo bajo control es una utopía. Aunque pongas todas tus energías en que nada se te escape, siempre puede pasar algo imprevisible.

Pensar esto quizás te saca más de tus casillas pero, ¿realmente piensas que vale la pena preocuparse por algo que no sabes si pasará o no; y que en el caso de que suceda, puede que esté fuera de tu dominio?


3 – Toma acción


En vez de dedicar horas de tu vida a estar preocupado por algo, toma acción sobre el asunto en cuestión. Quizás sea algo que escape de tus manos y ahí volvemos al punto anterior: tienes que aprender a vivir con la idea de que no puedes tener todo bajo control.

Existe un proverbio chino muy sabio que vale recordar siempre: “Si tienes un problema que no tiene solución, ¿para qué te preocupas? Y si tiene solución, ¿para qué te preocupas?


4 – Prueba con distintas técnicas de relajación


Realiza meditación, ejercicio, yoga o aprende a tocar un instrumento. Prueba con estas técnicas hasta encontrar la que te resulte más efectiva para despejar tu mente y hazlo de forma periódica.

Tanto la meditación como el yoga pueden resultarte muy efectivos para calmar los pensamientos negativos, mientras que realizar ejercicio con regularidad no solo te mantiene saludable sino que eleva tu autoestima y te ayuda a sentirte mejor ya que libera endorfinas, “la hormona de la felicidad”.


Tags:
Camila Siqueira Menéndez

Camila Siqueira

Comunicadora en formación constante

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.