Noticias

Tips para la estructura de un trabajo académico

           Autor: Camila Siqueira
Fuente: Shutterstock

Realizar adecuadamente las citas y especificar las fuentes de información y bibliografía consultada -entre otras normas de estilo- son acciones fundamentales para que tu tesis o trabajo académico esté bien hecho, más allá de la información que presentas. Conoce algunos tips a la hora de estructurar un trabajo académico y no falles en este paso final.


Tips para la estructura de un trabajo académico


1 – Portada

La portada es la primera impresión del trabajo y si bien una buena portada no arreglará nada si la calidad del mismo no es suficiente, puede llegar a restar puntos si no le das la importancia que tiene. 


La portada debe incluir el título del trabajo, nombre de la asignatura, carrera y universidad así como también nombre del alumno, curso, nombre del profesor y fecha de entrega. Luego, dependiendo de la asignatura para la que esté hecho el trabajo, podrás ser más creativo o más sobrio de acuerdo a la misma.


2 – Índice

Incluir el índice facilitará el acceso a los diferentes capítulos del trabajo. Esto es muy considerado si se trata de presentarlo a un docente, el cual recibe muchos trabajos y no solamente el tuyo. Titula cada capítulo e incluye de qué página a que página puede encontrarlo; para esto, también numera las páginas.


3 - Introducción

Acá plasmarás la idea general del trabajo en pocas palabras (nunca más de una carilla y, preferentemente, menos). Incluye en este punto qué tesis intentarás defender o invalidar y cuál ha sido tu metodología de trabajo.


4 – Cuerpo del trabajo

Este es el desarrollo del trabajo en sí, donde expones tu teoría, la desmenuzas, la comparas y contrastas con otras. Es la redacción del trabajo en sí.


5 – Conclusión

Podemos no incluir la conclusión en el cuerpo del texto y preferir en cambio que esté en un capítulo aparte, tal como lo hicimos con la introducción. Acá deberás tal como la palabra indica concluir, cerrar la idea de tu trabajo. Si bien la idea debe cerrarse, esto no quiere decir que tengas que dejar al final una verdad irrefutable. Si bien el planteo inicial debe ser contestado, -ya sea para validarlo o refutarlo- la conclusión también puede incluir una pregunta final, la que dará paso a una nueva investigación.


6 – Anexo

Aquí incluirás los materiales que utilizaste tales como la bibliografía, fotografías, gráficos, símbolos, planos, entrevistas, y todo lo que deba ser destacado que has consultado para la elaboración de tu trabajo académico. Jamás olvides poner los autores originales y de dónde has tomado la información.


En cuanto a las citas

Respetar las citas es fundamental. Éstas pueden ir a final de página, al final de cada capítulo o en el mismo texto. En este último caso la cita debe ir entrecomillada y en cursiva, mencionando el autor, la publicación y año de la misma (datos que deben incluirse siempre más allá de donde incluyas la cita).


Cuando se utiliza una cita siempre se debe nombrar al autor original, ya que de lo contrario es plagio. Agregar la cita en el mismo texto o al final de la página tendrá que ver con una decisión personal pero también de extensión.


Puedes citar al final porque prefieres no interrumpir la fluidez de lectura, en el caso de que por ejemplo la cita sea un tanto extensa: ahí conviene no incluirla en el texto mismo. Pero de todos modos lo mejor es que no abuses de las citas y pongas solo las más relevantes para dar fuerza a una idea.


Tags:
Camila Siqueira Menéndez

Camila Siqueira

Comunicadora en formación constante

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.