Noticias

4 tips para comenzar con fuerza (y feliz) la semana

           Autor: Camila Siqueira
Fuente: Shutterstock
Para que los lunes dejen de ser ese día que no quieres enfrentar debemos tomar acciones para comenzar la semana con otra mentalidad. ¿Cómo lograr que el lunes cuando te suene el despertador a las siete de la mañana (o incluso antes) en vez de que sea un suplicio puedas levantarte con una sonrisa? A continuación te dejamos algunos sencillos tips que te ayudarán a comenzar la semana feliz y con mucha energía.



4 tips para comenzar la semana de la mejor manera


1 – Deja todo pronto para el lunes a la mañana

Nada peor que empezar el día (y más aún la semana) a contrarreloj, buscando qué ponerte, dónde están las cosas que necesitas para salir de casa y desayunando “a las corridas” en el bus o el ascensor antes de llegar al trabajo o universidad.

Para revertir esto y despertarte el lunes bien tranquilo, tómate quince o veinte minutos del domingo para dejar todo pronto: desde la ropa que te pondrás a la vianda que te llevarás y todo lo que necesitas para comenzar la semana. Tomarte estos minutos la noche anterior te hará una gran diferencia en la mañana del día siguiente.


2 – Es lunes… consiéntete

Sí, es lunes, y los lunes pueden ser algo difíciles, por lo que mimarte podría ser una buena opción para enfrentar el día de mejor humor; y con más razón si no has tenido el mejor fin de semana del mundo.

Mimarte es tan sencillo como comprarte el pastel que más te gusta o regalarte un capricho de este estilo. Ya te irás de casa más animado porque sabrás que por ser lunes (y porque te lo mereces porque tienes toda una semana que enfrentar) tienes la “carta de derecho” para parar en la confitería y comprar tu desayuno favorito.


3 – Para tener un lunes más relajado hay que empezar el viernes

Si el viernes dejaste un gran cúmulo de tareas pendientes solo para irte antes y comenzar de una vez el fin de semana, no solo lo padecerás el lunes, sino que también en algún lugar de tu mente esta idea te estará estorbando todo el fin de semana.

Para tener un lunes más relajado hay que empezar el viernes, por lo que si éste es tu último día de trabajo o estudio en la semana, termina y adelanta lo máximo posible. Esta es otra medida que el lunes agradecerás infinitamente haber tomado.


4 – Lunes: no es un día para tomar demasiados compromisos y sí lo es para terminarlo relajado

Si tienes que reunirte con alguien, o incluso si un amigo quiere verte o tienes que cumplir con una cena familiar, agéndalo cualquier otro día de la semana pero no el lunes.

La “carga mental” de que sea lunes ya está por sí sola, por lo que no es necesario agregarle más cosas. Procura que el lunes sea un día para que, después de haber terminado con todo, puedas ir a casa a relajarte y a hacer algo para terminar el día de una manera descansada.

También puedes utilizar tu “carta de derecho de auto - mimo” a la noche y en vez de comprarte tu pastel preferido por la tarde, el lunes a la noche será el día que no cocines y termines viendo tu serie favorita y pidiendo comida por delivery.

A menudo estas pequeñas cosas son las que nos ayudan (una enormidad) a enfrentar el día de una manera mucho más positiva. ¡Pruébalo!


Tags:
Camila Siqueira Menéndez

Camila Siqueira

Comunicadora en formación constante

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.