Noticias

Qué hacer con los tatuajes en una entrevista de trabajo

           Autor: Camila Siqueira
Fuente: Shutterstock
Los tatuajes y piercings siguen siendo para muchos un prejuicio que no han podido superar, ya que a pesar de que estamos en pleno Siglo XXI, los viejos prejuicios tardan en desaparecer. En este sentido el asunto se vuelve más complejo cuando se trata de la compatibilidad entre tatuajes y el trabajo. Entonces, ¿qué hacer con los tatuajes y piercings en una entrevista de trabajo?. 


A pesar de que en los últimos años viene creciendo la aceptación hacia las personas que llevan tatuajes y piercings, todavía queda camino por recorrer para eliminar definitivamente la idea de que una persona por llevar tatuajes consume drogas o pertenece a una pandilla de delincuentes. Por este cierto “estigma” que todavía cargan las personas tatuadas frente a la mirada de algunos, es que a la hora de postular a un trabajo todavía se deben tomar algunos recaudos sobre el tema frente a los empleadores.


Según reseña un artículo del portal BBC Mundo, la bolsa de empleos online CareerBuilder encuestó a los empleadores para conocer qué atributos personales en un empleado los disuadiría de darles un ascenso, y las respuestas ponen en primer lugar a los piercings con un 37% y a los tatuajes visibles en un tercer lugar con un 31%.


Viendo estos datos no queda duda de que aún existe un gran prejuicio en torno al arte corporal en los ambientes laborales. De hecho, también la firma internacional KPMG recomienda a los reclutas universitarios “quitar los piercings del cuerpo y cubrir los tatuajes que se encuentran a la vista” en el trabajo.


Entonces, ¿si tengo una entrevista de trabajo me tengo que quitar los piercings y ocultar mis tatuajes? Bueno, lo cierto es que mucho dependerá del área a la que te dediques y si tendrás contacto con el público o no. Por ejemplo, en los ámbitos que tienen que ver con trabajos creativos está hasta bien visto tener un tatuaje, mientras que en los del ramo de la salud estar “dibujado o perforado” es casi un pecado capital.


En base al trabajo al que te postulas deberás tomar la decisión de si llevar tus tatuajes al descubierto o de taparlos para que no te juegue en contra. Pero como al momento de la entrevista todavía no conoces a tu entrevistador, la regla casi que de oro sería que no demuestres este aspecto de tu personalidad hasta no estar seguro que esto no te dejará fuera del proceso de selección.


No se trata de que dejarás tu personalidad de lado, sino de minimizar los aspectos que pueden dejarte fuera. Muchas empresas tienen su propio código de vestimenta y los empleados se adaptan a esto sin sentir que pierden sus derechos personales, aunque otros directamente no congenian con la política de la empresa y deciden retirarse.


Ahora bien, supongamos que para ir a la entrevista has quitado tus piercings y tapado tus tatuajes, y a los días te llaman para decirte que has sido contratado. ¿Qué debes hacer en ese momento con tu arte corporal? Lo primero sería averiguar si existe tal “dress code” en la empresa, y anunciar a tus superiores que tienes tatuajes o usas piercings ya que tanto la honestidad como la autenticidad son factores muy importantes. La verdad es que nadie te podrá despedir por esto y a lo sumo te pedirán que los tapes; cosa que podrás hacer dependiendo de la estación del año y en qué parte de tu cuerpo lleves los tatuajes.


Está claro que las opiniones de los empleadores están divididas: mientras que para algunos es impensado que su empleado lleve accesorios y tatuajes en el cuerpo, otros tienen la certeza de que esto no influirá para nada en su desempeño y rendimiento laboral.



Así que básicamente, todo se resumen en lo siguiente:

- Tener en claro que cuando vas a la entrevista todavía no has obtenido el trabajo, por lo que lo más conveniente sería minimizar al máximo los factores que podrían dejarte fuera.

- Si el trabajo es tuyo, inmediatamente debes averiguar si la empresa tiene un código de vestimenta y qué políticas tiene respecto a que los trabajadores lleven tatuajes y piercings.

- El tipo de trabajo al que postulas es clave: utiliza tu sentido común para determinar cómo son vistos los tatuajes en esa área. Asimismo, también es determinante el hecho de si el trabajo requiere contacto con el público o no, ya que muchas empresas optan por no contratar personas tatuadas ya que sienten que esto puede disminuir la confianza del cliente en la compañía.


Tags:
Camila Siqueira Menéndez

Camila Siqueira

Comunicadora en formación constante

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.