Noticias

4 consejos para el inicio de la vida profesional

           Autor: Camila Siqueira
Fuente: Shutterstock

Empezar a trabajar supone meterse en un micro-mundo muy distinto al que conocías de la universidad. Si bien la época de estudiante te prepara no solo a nivel formativo para asumir los retos de la vida profesional sino que también te da cierta perspectiva de lo que podrá ser la vida adulta, el mundo laboral se mueve por otras reglas. Prepárate para tener el mejor comienzo en tu vida laboral y construir tu camino con bases sólidas poniendo en práctica los consejos que brindamos a continuación.


4 consejos para el inicio de la vida profesional



1 – Muestra que estás preparado, pero ve con humildad

Los recién egresados pueden, a veces, pecar de ser un poco arrogantes. Si te graduaste y aunque sea con honores en la universidad no pienses que puedes llegar a un trabajo siendo el conocedor de la verdad absoluta.


Si bien tus conocimientos pueden llevarte muy lejos
y tienes que demostrar lo que sabes y puedes lograr, preséntate siempre con humildad. El ser humilde y escuchar el mensaje de los más veteranos (aunque no hayan salido de una universidad) será la clave para convertirte en un excelente profesional e igual persona.


2 – Actúa, hazte ver


El titular de este segundo consejo parecería casi contrario al primer tip dónde se recomienda ir con humildad, pero no, se trata de otra idea. Si bien debes ir con calma no pretendiendo pasar por encima de nadie, hacerte notar de forma positiva por tus aportes y tu buen trabajo es clave para que tus compañeros y superiores sepan que existes.

Si por timidez o por falta de confianza no demuestras lo que vales, será raro que alguien lo note y en cambio seguirás siendo durante mucho tiempo “la chica o el chico de tal sección” sin mayor gloria. Si quieres forjar un nombre entre tus colegas deberás abrirte paso, con calma pero con decisión.


3 – Olvida el perfeccionismo


No está mal que seas meticuloso en tu trabajo y que quieras realizarlo de la mejor manera posible, pero existe una brecha entre eso y el intentar ser perfecto todo el tiempo. Quizás en tu época de estudiante tenías más tiempo para realizar o revisar un proyecto antes de entregarlo, o tuvieras incluso la flexibilidad de algún docente de esos que prorrogan plazos, pero en la vida laboral esto no es así.

Jamás escucharas de tu jefe algo como “no te preocupes si no tienes tal proyecto listo para la fecha marcada, tómalo con calma”, por lo que muchas veces tendrás que correr contra el reloj para llegar a tiempo y, si no olvidas el perfeccionismo, te frustrarás y angustiarás demasiado seguido.


4 – Continúa aprendiendo


No se trata de que quieras lograr la colección más grande de títulos en una pared, pero en un mundo tan dinámico como el actual, continuar al tanto de cómo avanza y que nuevos rumbos toma tu profesión de base es fundamental. No dejes la formación de lado, ya que en este tiempo la formación es de por vida. Asimismo no creas que la formación la encontrarás solo en la “educación formal”: quizás nada te enseñe a trabajar mejor que el trabajo en sí, por lo que poner todos tus sentidos en este ámbito y escuchar los consejos de tus compañeros y jefes será un punto clave para tu buen desempeño.



Tags:
Camila Siqueira Menéndez

Camila Siqueira

Comunicadora en formación constante

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.