Noticias

La técnica japonesa de las 5 S para aumentar la productividad

           Autor: Camila Siqueira
Autor: aslysun  |  Fuente: Shutterstock
La productividad laboral o en los estudios nos garantiza no solo la posibilidad de realizar mejores trabajos sino de disminuir el estrés generado muchas veces por la falta de dicha productividad. Ser productivo es uno de los hábitos de las personas exitosas; y no es que hayan nacido de esta manera sino que han aprendido cómo lograr el máximo potencial en cada jornada. Una de las técnicas para mejorar tu productividad fue inventada por los japoneses y se conoce como la técnica de las 5 S. Descubre a continuación de qué se trata y cómo puedes aplicarla y adoptarla en tu rutina.


La técnica de gestión japonesa de las 5 S es tan sencilla como efectiva y puede ser aplicada por cualquier trabajador garantizando un buen aumento de productividad en sus tareas. Su nombre viene de las iniciales de los 5 pasos a aplicar para que la técnica se vuelva efectiva: Seiri, Seiton, Seiso, Seiketsu y Shitsuke, lo que en español se traduce como Clasificación y Descarte, Organización, Limpieza, Higiene y Visualización y Disciplina y Compromiso.


La técnica japonesa de las 5 S para aumentar la productividad



1 – Seiri: clasificación y descarte

No es más que separar lo que sea necesario para trabajar y descartar lo que no es, eliminando distracciones y definiendo prioridades. Entre las ventajas del paso “seiri” están la reducción de almacenamiento, evitar la compra de materiales innecesarios y asegurar una mayor facilidad de trabajo. Para efectuar este primer paso piensa en qué debes tirar, qué debes guardar, qué puede ser útil para otra persona o departamento en la empresa y qué deberías reparar.


2 – Seiton: organización


Diversos estudios al respecto han comprobado que el orden en el lugar de trabajo aumenta la productividad, y de manera contraria es difícil concentrarse en un escritorio u lugar caótico. Se debe en parte a que facilita la rapidez de encontrar lo que necesitamos sin tener que dar vuelta mil cosas para hallarlo; lo que se traduce claramente en tiempo ganado y menor cansancio cuando se busca algo. Para que un lugar esté en orden cada cosa debe tener su sitio (conocido por todos) y debe ser devuelta a éste una vez utilizada, haciendo que todo esté disponible.


3 – Seiso: limpieza


Además del orden, la higiene o limpieza del lugar de trabajo son elementos fundamentales para estar a gusto allí. Cada integrante de un equipo de trabajo debe mantener su sitio limpio retirando cualquier tipo de suciedad generada una vez terminada la tarea que lo llevó a generar dicha suciedad. Además de volver al ambiente más agradable, el compromiso con la limpieza también evita la pérdida de productos o materiales de trabajo.


4 – Seiketsu: higiene y visualización


Esta cuarta etapa no es más que mantener las anteriores, y es donde se pueden detectar los fallos para no retroceder a las otras. En la etapa seiketsu puedes aplicar algunos recursos para darle visibilidad a la misma, como advertencias y avisos de peligro en determinadas maquinarias o informaciones, instrucciones y procedimiento para la correcta utilización de los insumos.


5 – Shitsuke: disciplina y compromiso


Consiste en respetar las normas impuestas para el buen funcionamiento de la empresa y lugar de trabajo, no sintiendo que se están siguiendo normas absurdas o que se está bajo el mandato negativo sino creando un entorno laboral óptimo con mayor aprovechamiento de espacios, con el compromiso de todos los integrantes del equipo para dejar atrás malos hábitos.


Tags:
Camila Siqueira Menéndez

Camila Siqueira

Comunicadora en formación constante

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.