Noticias

Técnicas de relajación para realizar en el trabajo

           Autor: Camila Siqueira
Fuente: Shutterstock
¿Te sientes estresado o presionado durante el día en el trabajo? El estrés es un mal de esta época y lamentablemente es cada vez más común. Estar atentos y no permitir que los niveles de estrés y presión aumenten periódicamente es imprescindible para no tener sociedades dañadas emocional, mental y físicamente. Aprende técnicas de relajación anti estrés que puedes realizar en pequeñas pausas de tu jornada laboral y ponlas en práctica para terminar el día sin una enorme carga negativa sobre ti.


Son varias las causas por las que un trabajador puede sentirse estresado, y entre las más comunes se encuentran los salarios insuficientes, carga excesiva de tareas, ausencia de incentivos y posibilidades de crecimiento, ritmo de trabajo acelerado o mal ambiente laboral, entre otras tantas. Si bien las técnicas de relajación para realizar durante la jornada laboral no solucionarán ningún problema complejo en tu entorno de trabajo, sí pueden ayudar a relajarte y no terminar el día con una gran carga negativa sobre tus hombros. Chequéalas y ponlas en práctica.  


Técnicas de relajación para realizar en el trabajo


1 – Ejercicios de relajación física

- Sentado, eleva los hombros como si estuvieras tratando de tocarte con ellos las orejas. Mantén esa posición durante algunos segundos y luego descansa. Afloja y repite el ejercicio entre cinco o diez veces.

- Sentado, levanta tus pantorrillas sin despegar las puntas de los pies. Tensa las pantorrillas por unos dos segundos y luego suelta. Repite esto unas diez veces.

- Con tus manos en la nuca inclina la cabeza primero a la izquierda y después hacia la derecha; luego hacia atrás y después hacia adelante. Haz estos movimientos de manera lenta.

- Estira la espalda levantando los brazos hacia arriba y entrelazando los dedos de la mano con las palmas hacia afuera. Tira hacia arriba lo más que puedas y mantén esa posición durante 10 segundos.

- Para la vista, cierra los ojos y dibuja con movimientos oculares (de ojos cerrados) el signo del infinito en un mismo sentido. Repite algunas veces.

- Frota tus palmas hasta que queden tibias y ponlas suavemente sobre tus ojos cerrados, sin presionar. Repite esto varias veces al día para evitar la fatiga visual.

- Parpadea con frecuencia para evitar que tus ojos se sequen. El ritmo normal de parpadeo disminuye más de un 60% cuando enfocas tu vista en una pantalla, por lo que si trabajas en un monitor todo el día, repite el parpadeo frenético varias veces al día.


2 – Ejercicios mentales de relajación

- Respira profundo. Sin mover el pecho toma todo el aire que puedas. Retenlo unos segundos, suelta y repite la secuencia.

- Cierra los ojos y visualízate en un lugar donde te sientas muy bien. Puedes haber estado allí o no, lo importante es que puedas “aislarte” por un momento y lograr una sensación de bienestar.

- Si tu trabajo lo permite, escucha música de relajación mientras haces tu tarea. Esto puede servirte no solo para aflojar tensiones sino para concentrarte en lo que estás haciendo.


Tags:
Camila Siqueira Menéndez

Camila Siqueira

Comunicadora en formación constante

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.