Aviso de cookies

Universia utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para recopilar información estadística sobre su navegación y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación, pudiendo deshabilitarlas desde su navegador. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.

text.compare.title

text.compare.empty.header

Actualidad universitaria

Son muchas las ideas que circulan en los jóvenes referida a los cambios que significan la finalización de la escuela secundaría y el inicio de los estudios universitarios. En esta instancia surgen preguntas a las que no siempre se encuentran respuestas seguras, interrogantes que se constituyen en señales propias del encuentro entre los ingresantes y la universidad: ¿Cuál será mi vocación? ¿Qué voy a estudiar? ¿Qué me gusta? ¿Tendré la capacidad necesaria? ¿Podré adoptarme a la vida universitaria? ¿Podré estudiar y trabajar a la vez? entre otras.

Estas y otras cuestiones representan problemas importantes en los momentos de la vida que nos exigen tomar decisiones, plantear y replantear algunas de nuestras metas, reconocernos a nosotros mismos, valorar nuestras posibilidades. Aunque sin duda todo ello supone asumir responsabilidades personales. La búsqueda de respuestas o alternativas posible a un camino a compartir, un viaje en el la compañía y ayuda de otro se vuelve indispensable.
 
Este es un camino de desafío que implica ingresar en una organización y a una cultura especial, la cual se va conociendo y aprendiendo en forma gradual. Nadie se recibe de estudiante universitario de un día para otro, ni en dos o tres semanas, esto requiere tiempo, aunque no es sólo cuestión de tiempo.

Ingresar a la universidad implica cambios y los cambios requieren adaptaciones y transformación, reorganización, personal, familiar y social. Estos procesos son propios del crecimiento y se dan en esta etapa de la vida en la que se modifica el afuera y el adentro; es decir que se asume nuevas maneras de afrontar la vida, pensando sobre el modo de estudiar y aprender, relacionándonos de otro modo con el conocimiento y con los demás, afianzando nuestra manera de ser.

La escuela sirve para aprender, compartir y crecer. Es el espacio que se había convertido en familiar en el que las reglas y los códigos son claros y permiten organizar y responder en forma segura. Pero al finalizar la escuela y al comenzar los estudios en la universidad, se sientes las incertidumbres de no saber cómo actuar, de qué manera organizar el tiempo, a quién recurrir, a dónde ir. Las situaciones nuevas nos enfrentan con sentimientos y pensamientos contradictorios y simultáneos.

En parte esto ocurre porque en nuestra sociedad, la finalización de la escuela media marca un punto de reflexión en la vida de los jóvenes. Hay un ante y un después que es marcado a través de la familias, los amigos, los profesores, con preguntas que hacen ecos de las propias ¿Y… Ahora qué vas a hacer? 
   
Tomado de la publicación de la Universidad Nacional de Río Cuarto: secretaria Académica.

Hora Universitaria,  publicación de la Universidad Central de Venezuela, año 28, N° 233, noviembre 2010.



Tags:
Comentar

Comentarios

    Ver 20 más

    AÑADE TU COMENTARIO

    Ver más